© 2019 Historias que hay que contar.

La niña a la que le gustan las motos

A muchos niños les gusta jugar al fútbol, a otros con las muñecas, cocinitas, o juegos de construcción. A Mara lo que realmente le gustaba eran las motos y cuanto más grandes y más ruidosas, mucho mejor.

Elige tu historia:

LA NIÑA QUE NO FUE MECÁNICA DE COMPETICIÓN

 

Sus papás, como muchos otros, preferían actividades como el ballet, así que la apuntaron a clases. Por su cumpleaños le regalaron un set de maquillaje y trajes para sus muñecas y no veían adecuando que se manchara las manos ayudando a su padre, por mucho que ella insistiera, cuando este intentaba entender qué diantres le pasaba al motor del coche familiar. FIN.

LA NIÑA QUE ES MECÁNICA DE COMPETICIÓN

 

Cuando en la televisión emitían carreras, el salón de casa se convertía en su dominio y el mando a distancia en su gran tesoro. Cada carrera era un evento familiar en el que, expectantes, tanto Mara, como su padre, madre y hermana, deliberaban acaloradamente la resolución de la competición.

 

Mara hablaba de motos, de velocidad y de pilotos a todo aquel que la quería escuchar. Durante el desayuno, la comida y la cena, en el parque, en el cole y en su casa...

 

Es así, como su padre lo aprendió todo sobre tipos de neumáticos, su profe de sexto, lo que era el “Freestyle” y su compañera de pupitre la diferencia entre una competición de “Motocross” y otra de “Motos GP”. Bueno, en realidad, muy claro no lo tenía, pero prefirió no reconocerlo o se exponía a una larguísima explicación.

 

El día que, por primera vez, fue a una competición, su pequeño corazón brincaba amenazante con salir disparado. ¡Qué emoción! Era todo un espectáculo. Las motos no corrían… ¡Volaban! Su serpenteo era hipnótico, los saltos detenían su aliento y el polvo y el fuerte zumbido de los motores creaban una atmósfera mágica.

 

Hoy, Mara se ha convertido en la primera mecánica en el Campeonato de Motocross en España, y como aquella primera vez, contiene el aliento cuando su piloto arranca. ¿FIN?

¿Quieres conocer la historia real tras el cuento?

*Cualquier parecido con la realidad NO es mera coincidencia