Marieta

Los niños me conocían como Marieta “la de la maleta” porque siempre esperaban expectantes las historias que saldrían de ella. Un pañuelo, una caracola, lápices de colores o marionetas podían ser la excusa perfecta para empezar a contar mil cuentos que siempre comenzaban igual:

 

"He recorrido el mundo, del norte al sur, del este al oeste; en tren, en avión, en mi escoba mágica y hasta en submarino. Y, como he viajado tanto, conozco muchos amigos, he corrido cientos de aventuras y sé un montón de historias"

 

Hoy en día soy periodista, sigo teniendo maleta y viajo por España por mi trabajo y por el mundo por diversión. Hoy, además, cuento historias de adultos.

¿Conoces alguna historia?

© 2020 Historias que hay que contar.